Economía

 

Granjas

Aunque la actividad histórica del territorio ha sido la agricultura y la ganadería, hoy en día la cercanía de Zaragoza, principal centro de trabajo y servicios para la localidad, introduce cierta diversificación. El intento del Ayuntamiento de promover un pequeño polígono industrial ha ido también en esa dirección.

La agricultura y la ganadería siguen teniendo un muy importante peso en la economía de Leciñena. De hecho, más de 11.000 hectáreas, la mayor parte del término municipal, se dedica a actividades agrícolas. La localidad ha quedado fuera de los planes de regadío llevados a cabo en la comarca, por lo que toda la superficie es de secano, con el trigo y la cebada como principales cultivos, complementados con pequeñas superficies de viñedo, olivo y almendro, y con unos rendimientos tremendamente inciertos que dependen de las escasas precipitaciones de la zona. Esta incertidumbre ha tenido distintas consecuencias, en algunos casos el agricultor completa sus ingresos con el cultivo de tierras de regadío en otros municipios, en otras se combina la agricultura y la granjería, u otro pequeño negocio, o el trabajo asalariado en una empresa. En otros casos ha supuesto la necesidad de emigrar, a Zaragoza o lugares más alejados.

La ganadería tradicional de Leciñena era el ovino, pero en las últimas décadas, distintos factores, como el desequilibrio entre costes y beneficio, el calendario laboral y la falta de relevo generacional han provocado que disminuya el número de explotaciones. Paralelamente ha cobrado una gran importancia el ganado porcino, con más de 40 granjas en producción. Se mantienen asimismo varias granjas de otras especies, una explotación de reses bravas, y una pequeña actividad apicultora.

Poligono IndustrialConstrucción y servicios son también importantes fuentes de empleo. Pequeños negocios familiares de albañilería, fontanería o electricidad, transportes, tiendas, obradores, bares, hostelería y talleres, que además de su importancia como actividad económica y generadora de empleo contribuyen a dar vida al pueblo, consiguiendo que sus vecinos puedan satisfacer la demanda de productos y servicios más inmediata, sin necesidad de trasladarse a otra localidad. 

La cercanía a Zaragoza ha permitido que un buen número de vecinos de Leciñena pueda trabajar en los polígonos industriales de la ciudad sin dejar de habitar la localidad. Pero además, a lo largo de los años se han sucedido iniciativas públicas y privadas en el intento de diversificar la economía local con alguna pequeña industria. En el polígono industrial El Llano se llegaron a instalar negocios de fabricación de maquinaria agrícola, embalajes y cerrajería, alguno de los cuales continúa todavía, que se suman a las industrias ya existentes de selección de semillas, el matadero industrial de conejos, o la actividad comercializadora de la Cooperativa Agraria San Isidro.